Para. Para un segundo. Párate y mira... Detente a mirarlo todo, a mirarte dentro. 

Siente con calma y no pienses. Con alma, siente. Solo siente.... y respira.